image-title

Miguel nació en Barcelona el 24 de marzo del 2008. Desde muy pequeño demostró tener una inteligencia y una memoria fuera de lo común, una inteligencia tanto lógica como emocional, sabía ganarse la simpatía de todos a su alrededor, tanto niños como adultos, con su sonrisa y su interesante conversación. Siempre fue muy alegre, muy optimista y con muchísima fuerza de voluntad, que le ayudó a superar las estadísticas de supervivencia del DIPG.

Cuando tenía 5 años y medio, el 20 de noviembre del 2013, comenzó a perder el equilibrio y lo llevamos a urgencias del hospital, en pocas horas, paso de un aparente mareo y un poco de pérdida del equilibrio, a dolores de cabezas intensos, pérdida de la capacidad de caminar, y pérdida de la movilidad del ojo, y de la mitad de la cara. Al día siguiente, el 21 de noviembre le hicieron una resonancia y nos confirmaron la fatal noticia… Miguel tenía un glioma pontino intrínseco difuso (un DIPG). Ese mismo día nos trasladaron a Sant Joan de Déu donde nos explicaron que era un tumor inoperable sin ninguna posibilidad de curación, y con una supervivencia de los pacientes muy corta.

En esta etapa, el tumor avanzaba muy rápido en cuestión de horas se veía el avance, y la medicación (dexametasona), no parecía hacer ningún efecto. Se comenzó a dar las sesiones de radioterapia, y al principio tampoco parecía tener efecto. Tenía una hemiplejía completa del lado izquierdo, no sostenía ni tan siquiera el cuerpo ni la cabeza, perdió completamente la capacidad de hablar y de comer, parecía todo perdido en ese momento. Pero al cabo de unos días, comenzó a estabilizarse, y poco a poco comenzó a mejorar los síntomas, a hablar un poco, llegando finalmente al mes de enero que pudo de nuevo comer y caminar, incluso correr, y hacer una vida casi normal.

A partir de ese momento, fue una lucha continua contra el tumor. Buscamos otros posibles tratamientos en centros de referencia internacionales, primero solos, pero después mucho mejor de la mano de su oncólogo de Sant Joan de Déu, que nos ofreció opciones, con quimioterapias, arriesgándonos y probando hasta 2 veces más con radioterapias (un total de 3), llegando incluso a biopsiar post quimios y radioterapias. Así pudimos controlar las primeras recaídas, siempre con realismo, positivismo y una sonrisa.

Durante todo ese tiempo, supo sacarle el máximo provecho al tiempo que tenía. Disfrutó de su familia, vio nacer a su tan deseado hermano, fue el mejor amigo de su hermana, y pudo disfrutar de todos sus amigos del cole. Viajó por todos los zoo de España, ya que su gran pasión eran los animales, sobre todo las aves, que le llevó a visitar Tenerife en 3 ocasiones, con su querido Loro Parque y sus queridos guacamayos. Siempre con una sonrisa en la cara, no quería nunca sentirse mal, aunque la quimioterapia le afectara, se levantaba con muy buen humor, y con ganas de hacer cosas, no paró ni tan siquiera los últimos días, que disfrutó, como no, de su familia y sus viajes para ver animales.

Miguel luchó 2 años y casi 9 meses contra el tumor, nos dejó el 10 de agosto de 2016. Dejó tras de sí una estela de amor y cariño que, lejos de borrarse con el paso del tiempo, permanecerá intacta en los corazones de todos sus seres queridos, siempre estará presente. Nos dejó una lección de cómo vivir, de cómo disfrutar del momento, a aprovechar el tiempo y a ser feliz, con una sonrisa en la cara.

seriana3237EXW

seriana3237EXW has blogged 40 posts